Cerrar

es | val   

Cómo Asegurarte de que Tu Negocio es Rentable, de una Manera Sencilla.

¿Qué idea tienes de un negocio rentable?¿Eres de los que piensa que un negocio, para ser rentable, tiene que ser grande?

Publicado por JoelPintoRomero
domingo, 13 de enero de 2019 a las 09:24

Mostrar ampliado

empresa rentable

empresa rentable

No es la idea ni la tarea hacer aquí un tratado acerca del concepto de "rentabilidad de un negocio" tal y cómo lo definen en los libros ni los grandes profesionales dedicados al tema, ya que no es mi especialidad.

Sin embargo, como emprendedor que he sido y soy, entiendo que es muy importante saber qué queremos decir cuando hablamos de “rentabilidad” del negocio, para que podamos orientar nuestra forma de gestionarlo y tener la capacidad de tomar las decisiones que haga falta en el momento que sea más necesario.

Y es que, bajo cualquier punto de vista, un negocio - o proyecto emprendedor - debe estar orientado hacia el logro de la rentabilidad.

Me gustaría entonces revisar contigo el concepto de “rentabilidad” como deberíamos entenderlo nosotros emprendedores, porque ocurre con bastante frecuencia que estos conceptos se mezclan con otras ideas que llevamos en la cabeza, se confunde lo de "ser exitoso" o "ser popular" con "ser rentable"; o en otros caso rentable se confunde con "mucha facturación"; "facturación" se iguala con "volúmenes", y todo esto nos lleva a ir detrás de unos objetivos que, aunque pudieran parecer muy buenos, simplemente no nos los hemos planteado de la manera correcta.

 

Comencemos entonces por el principio: ¿Qué significa ser “rentable”?

Según lo define el propio Diccionario de la RAE:

“Rentable” significa “Que produce renta suficiente o remuneradora” y por “remuneradora” se entiende algo que “genera ganancia”.

Y según la Wikipedia, "la “Rentabilidad” es la capacidad de producir o generar un beneficio adicional sobre la inversión o esfuerzo realizado."

Si le prestas un poco de atención, la definición es realmente sencilla: Un negocio rentable es uno que produce ganancia. Y será más o menos rentable, según produzca más o menos ganancia con respecto al dinero o esfuerzo invertido.

 

¿Por qué nos confundimos entonces cuando hablamos de "rentabilidad"?

Vamos a tomar el ejemplo de una empresa grande, con una nómina de varios millones, una gran cantidad de empleados, amplias oficinas, que ha logrado facturar en un año la nada despreciable suma de 200 millones de euros, con unos gastos totales de 175 millones, ¿estás conmigo todavía?

Pues en este caso estamos hablando de una empresa que genera una ganancia neta de 25 millones de euros. Impresionante, ¿verdad?

Son números que impresionan a cualquiera, números grandes, de esos que cuesta incluso hasta pronunciarlos.

Vamos a desviar nuestra atención ahora y centrarla en una pequeña empresa de tu ciudad, que tienen una modesta facturación de tan sólo 150 mil euros al año, con unos costos totales que están por el orden de los 100 mil euros.

Esta pequeña empresa local genera solamente 50 mil euros de ganancia al año.

 

¿De entre los dos, cuál considerarías que es el negocio más rentable?

Si nos dejamos llevar por las primeras impresiones y nos ganan los grandes números, hablar de una ganancia anual de 25 millones de euros suena a muchísimo. Y ciertamente son grande números que representan una rentabilidad de un 14%.

Nada despreciable, la verdad.

¿Cómo calcular este porcentaje de rentabilidad?:

Simplemente tomas la ganancia total obtenida por la empresa o el negocio durante el período de tiempo que estás analizando, la divides entre los costos totales y lo multiplicas por cien. Nada más.

Ahora, vamos a hacer el mismo cálculo para el pequeño negocio local, ¿qué obtenemos como resultado?

Pues resulta que nuestro "pequeño negocio local", con unos números pequeñitos, ha tenido (durante el período que analizamos) una rentabilidad del 40%. 

¡40%! Casi triplica la rentabilidad de nuestra gran empresa!

 

¿Cómo lo ves ahora? ¿Te fijas por qué es tan fácil confundirse?

Lo primero que tenemos que tomar en cuenta  es que los números pueden crear en nosotros una falsa expectativa: El simple hecho de facturar millones de euros no está directamente relacionado con una empresa exitosa y rentable.

Si, los números pueden ser impresionantes, pero no son nada más que eso: números que hay que situar en su contexto correspondiente y analizarlos como se debe.

Lo segundo que debemos tener siempre presente es que tu negocio será más o menos rentable, según sea el tamaño de la ganancia que produce comparado con lo que cuesta producir esa ganancia, nada más.

No tiene nada que ver, en lo absoluto, el tamaño que tenga tu negocio, ni si tienes muchos o pocos empleados, ni que tan amplias y modernas puedas ser tus oficinas. No.

La rentabilidad es sencillamente un tema de números: Cuando dinero deja sobre después de haber cubierto todos los gastos y que relación hay entre ellos.

Es un tema de números nada más y lo puedes calcular de una manera muy sencilla:

  • Toma el total de tus ventas para un período específico.
  • Para el mismo período, suma todo el dinero que te costó la operativa del negocio. Todo. No te dejes nada por fuera.
  • Quítale a tus ventas totales la sumatoria de tus costos. Esto te dará tu ganancia neta.
  • Divide tu ganancia neta entres los costos totales del período y multiplica por cien.
  • Ese es el índice de rentabilidad de tu negocio.

Si el resultado es positivo, vas entonces por buen camino y estás ganando dinero. Si, por el contrario, el resultado no es positivo, entonces es el momento de sentarse a revisar las cosas, ver qué puede estar fallando y tomar las decisiones que sean necesarias.

Recuerda que los negocios deben guiarse por números y no por emociones.

La cantidad de esfuerzo que le pones, cuántas horas trabajas, la cantidad de ideas que pones en marcha, absolutamente todo lo que hagas se justifica y tiene sentido solamente cuando tu negocio es rentable y te genera una ganancia lo suficientemente importante como para que valga la pena.

No te dejes engañar por la ilusión de los números grandes, del tamaño de la empresa o las meras apariencias.

Hasta el más pequeñito de los negocios locales puede ser extraordinariamente rentable si los números son gestionados de manera adecuada.

Recuerda que un negocio es más rentable no porque factura más, sino porque genera mayores ganancias con respecto al dinero que cuesta producirlas.

 

S/V
visitas hoy 3 · visitas total 1.389

Usuario: JoelPintoRomero

Canal: CEEI Elche

Fecha publicación: 13/01/2019 09:24

Url: http://ceeielche.emprenemjunts.es/?op=8&n=17732

Comentarios

Usuario sin logear

Envía tu comentario

Debes iniciar sesión - Hoy 21:01

Título:

Comentario:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar